“Hoy es bien natural la frecuencia con que se celebran exposiciones artísticas; veinticinco años atrás una exposición artística era poco más que una cosa rara y extraordinaria en Cataluña[1]

 

 En la década de 1870 aparecen las primeras salas de arte especializadas, todas llevadas a cabo por antiguos enmarcadores o vendedores de estampas.  Este será el caso sobre todo de las tres mas activas:  la casa Monter (1871), la casa Bassols (1875) y la sala Parés (1877). Habría que añadir la del mueblista Lluis Folch i Brossa (1849- 1902) en la calle Escudillers.(2) 

 Josep Monter en 1871, es el primer galerista que opera con rigor en la colocación de los cuadros, organiza la primera exposición individual de un artista y sucesivas muestras colectivas acompañadas de catálogo.

Francesc Bassols en 1875 estructura  su comercio en tres salas diferenciadas para pintura, escultura y acuarelas, manteniendo un ritmo frecuente de exposicion de obras. 

 Tambien hay que destacar a la empresa precursora denominada “La Exposición Permanente” que si bien se dedicaba a la venta de todo tipo de artículos, realizó una de las primeras exposiciones de obras de arte conocidas en Barcelona.

 

Josep Monter  "Casa Monter"

 

 Si bien la casa Monter funcionaba desde 1857 en la calle Baños Nuevos, 14  1º como “Almacen de marcos dorados”[3], no será hasta inicios de 1870, al trasladarse a  la calle Escudillers, 10 bis cuando comience entonces  a exponer regularmente cuadros de artistas.[4]

 El comercio estaba equipado con  iluminación de gas y permitía la exposición de un centenar de obras y si bien aún entonces  se denominaba “Tienda de marcos y estampería”, este espacio era más similar a una galería de arte propiamente dicha.  Según las crónicas del momento, a diferencia de los demás estaba “caracterizado por la sencillez y seriedad de su decorado y en el que el propietario daba ciertas muestras de rigor en colocar racionalmente los cuadros[5] por lo tanto apreciamos por primera vez un cambio sustancial respecto a otros comercios que se limitaban hasta entonces en vender las obras de arte como mera mercancía y sin criterio expositivo. En el escaparate del local se acostumbraba a colocar un cuadro sobre un caballete revestido de terciopelo granate.

Por lo que podemos definir a Jose Monter como el primer “galerista” y precursor en el comercio de las galerías de arte de Barcelona, no tan solo por su acertada configuración del espacio si no por la frecuencia de sus exposiciones temporales.

 

 Primera exposición individual. De un artista en Barcelona . Baldomero Galofre (1871)   

 Pionera fue la exposición del joven pintor reusense Baldomero Galofre pues fue la primera muestra individual que se realizó en una galeria de un artista en Barcelona[6]. Se trataba de óleos y acuarelas que el artista había realizado en una excursión artística por varios pueblos de la provincia de Tarragona como Valls, Alcover y Espluga de Francolí.[7]    

Posteriormente expuso en abril de 1871 Un retrato de dos niños del pintor Francesc Vilarrasa, en julio  Un retrato de un magistrado de la Audiencia  de  Miquel Fluixenc  i Trilles [8] y en abril de 1872 Antoni de Sisteré mostró un cuadro representando el Vapor de correos de la casa Lopez y compañía.

 

Primera exposicon con catálogo (1872) 

 El 16 de diciembre de 1872, aprovechando el tirón de las ventas navideñas,  se inauguraría en su local  una de las primeras exposiciones relevantes de pintura en Barcelona de forma profesional, acondiciándose para ello una iluminación a base de  baterías de luces de gas situadas a una altura conveniente.  Se editó un catálogo y la exposición constaba de 78 cuadros de dimensiones pequeñas o "tableautins"  para facilitar su venta al público. 

El sistema de venta consistia en el sistema  de rifa – bastante en boga en este momento y que ya fue utilizado anteriormente  por varios comercios como   ”La exposición permanente”- En este caso,  el público adquiría anticipadamente acciones de cinco pesetas que le daban derecho mediante un sorteo posterior a ser agraciado con una obra de la exposición. El sorteo se celebró a las 8 de la mañana del día 28 de diciembre.

La exposición fue todo un éxito de ventas y de público. Josep Monter se decidiría  a repetir la experiencia en años sucesivos por las mismas fechas.

 La siguiente tendría lugar del 12 al 24 de diciembre del año 1873, editándose así mismo otro catálogo y figurando los grandes artistas del momento como Lluis Rigalt, Antoni Caba, Josep Serra i Porson, Simó Gomez, Ramon Martí Alsina pero tambien otros jóvenes que empezaban a sobresalir como Arcadi Mas i Fondevila y Modest Urgell.

 Es curioso resaltar el carácter ecléctico de la exposición pues  encontramos todas las  diferentes corrientes artísticas que dominaban en el momento, por un lado el academicismo de Josep Serra i Porson y sus seguidores y alumnos como Manel Amell Jordá (Barcelona 1843-1902), Antoni de Ferrer Corriol (Vich 1849-Barcelona 1909), Josep Durán Riera y Josep Juliana Albert (Sabadell 1840-1890), estaban los discípulos de Ramon Martí Alsina, que cultivaban un paisajismo más realista como Cayetano Benavent Rocamora (Reus 1834-Barcelona 1910)  y Modest Urgell (Barcelona 1839-1919), los díscipulos de Antoni Caba como Enric Monserdá Vidal (Barcelona 1850-1926), los de Claudi Lorenzale, donde encontramos al joven Arcadi Mas i Fondevila con 21 años,  los seguidores de Lluis Rigalt, con su propio hijo Agustí Rigalt (Barcelona 1846-1898) y Federico Catalá Sabater (Barcelona 1844), "Fortunystas" como  Ramón Amado Bernadet (Barcelona 1844-1888) y los de tradición escenografica como Josep Planella Coromina (Barcelona 1804-1890), Felix Urgellés de Tovar (Barcelona 1845-1919), Achille Batistutzzi y León Commerelan (Perpiñan 1830).[9]

 Del 10 al 25 de  enero de 1876 realiza otra exposición colectiva, editandose un catálogo y siendo elogiada por la prensa[10A]   

 

   Cese de exposiciones colectivas .

 A partir de 1877 cesan las exposiciones  temporales de pintura y la prensa vuelve a denominar  el comercio como  “Tienda de marcos”, limitándose a hacer sus crónicas a los cuadros que presenta en sus escaparates.  Es muy posible que al abrirse la sala Parés en marzo de 1877 y celebrar esta galería muestras con mayor ímpetu, provocára una fuerte competencia a Monter  y decidiera dejar de organizar exposiciones.  

 Aun así, prosigue su actividad pues durante el año de 1880 tenemos constancia que en enero, Josep Amell muestra Dos estudiantes de principios de siglo frente a un brasero, en febrero Modest Urgell presenta el paisaje Toch de mal temps, en marzo, Amell expone la obra Petita velocitat, en abril, Joan  Bernadet  Un retrato, el pintor Amell el cuadro Un músico en su estudio, y Antoni Caba El retrato del general Despujols. En mayo, se exponen en sus escaparates el Retrato de Alfonso XII  por Parera, una Marina de Tossa de Josep Masriera y los cuadros Escena de costumbres catalanas y Una herrería de Josep Amell. En junio, José Juliana presenta varias acuarelas de tipos italianos  y  José Amell dos cuadros  Una escena de costumbres catalanasUna herrería. Pero todas estas obras se exponían en los escaparates del comercio, por lo que no podemos hablar de verdaderas exposiciones. Su principal actividad entonces era el comercio de marcos y artículos de bellas artes.   

 

 El señor Joséep Monter fallecería hacia el año 1879  pues ya el 8 de enero de 1880 consta el negocio como “Viuda de Monter”[10B]. Su actividad solo sobreviviría tres años más pues en octubre de 1883 el local sería ocupado primero por la quincallería de Miguel Moltó [11] y luego por  La veu de Catalunya.

Según los datos aportados en Wikipedia  http://ca.wikipedia.org/wiki/Establiment_d%27art_de_Josep_Monter, José Monter estuvo casado con Elena Bornberg y tuvieron un hijo llamado José Monter que también estuvo a cargo del negocio y que  falleció el 9 de abril de 1882.  

 

Cuadro pintado por Modest Urgell y Leon Commeleran. Propiedad de la Viuda de Monter.

                                                                        

[1] J.P. y F.  “Exposicion de Bellas Artes celebrada en Barcelona” en Revista Histórico Latina, 1 febrero 1876

(2) Era el padre de Josep María Folch i Torres. El comercio de muebles  estaba en la calle Escudillers y exponía pinturas. Joan CORTÉS I VIDAL “La civilització burguesa y el col-leccionisme d´art” Conferencia. Sala Parés. Mirador, 1 enero 1931. 

[3] Es el único comercio de marcos que consta en la guia “El Consultor” de Barcelona en 1863. 

 [4] Es muy posible que Monter expusiera la obras del pintor Claudio Silva en 1864 pues la prensa se refiere a la estampería de la calle Baños.

[5] La convicción, 18 diciembre 1872

[6] Con la salvedad del miniaturista  Juan Lozano Sessé y  el fotógrafo Sardin que expusieron en 1841 en el establecimiento de Francisco Bach. Posteriormente habrá que esperar hasta 1890 para que encontremos otra exposicion individual de un artista en Barcelona. Será Lluis Graner en el Salon de Ventas y Alejandro de Riquer en la Sala Parés. 

[7] Diario de Barcelona,14 enero 1871

(8] Tanto en el Ráfols como en otras fuentes dan errónea su fecha de fallecimiento. La correcta es 1894.Ver La Vanguardia, 24 febrero 1894

[9] La relacion completa de artistas es:, Ramón Amado, Manuel Amell Jordá Aquiles Battistuzzi, Cayetano Benavent, Carlos Brambilla, Antonio Caba, Federico Catalá Sabater, Juan Castañé Xamuset, Antonio Costa, León Commerlan, Victoriano Codina Langlin, José Durán Riera, Miguel Fluixenc, Antonio de Ferrer Corriol, Enrique Ferau, Simón Gomez, Vicente Genovart Alsina,, Ramon Marti Alsina, Vicente Juliana, Arcadio Mas y Fondevila, Enric Monserdá Vidal, Arsí Mitjans, Emilio Morera, Ramón PAdró, José Planella Coromina, Luis Rigalt, Agustin Rigalt, Jose Serra y Porson, Felix Urgellés, Modesto Urgell, Juan Vicens Cots, Pedro Vidal de Solares y Francisco Inglada.

[10A] La relacion completa es: Ramón Amado, Manuel Amell Jordá, Miguel Carbonell, Antonio Caba, Federico Catalá Sabater, José Durán Riera, Manuel Ferran, Antonio Ferrer, Enrique Ferau,Miguel Fluyxenc, Vicente Genovart Alsina, Simón Gomez,José Llovera,  Arcadio Mas y Fondevila, José Miralles, José Mirabent, Francisco Parera Munté, Agustin Rigalt, Luis Rigalt, Agustín Roca, P. Ruiz, Jose Serra y Porson, Modesto Urgell y Joaquin Vayreda.

[10B] Diari Catalá, 9 enero 1880

[11] La Vanguardia, 18 octubre 1883. Feliu Elias  en su libro “Benet Mercadé” también dice que en este local se instalaría posteriormente la redacción de la Veu de Catalunya.

 

Fernando Alcolea Albero. Noviembre, 2013.