Carolus Duran 

 

 

Charles Auguste Émile Durand  o Carolus Duran (Lille, 4 julio 1837 – París, 17 febrero 1917). Sin duda forma junto a Léon Bonnat, el dúo de pintores académicos franceses establecidos en París más “españoles” del siglo XIX. En el caso de Carolus se traduce en una desmesurada admiración hacia Diego Velázquez, que se convirtió en una verdadera  fascinación, llegando incluso a adoptar el pintor en su juventud una cierta apariencia  física Velazqueña, hecho  que reflejaron algunos críticos franceses.

 Después de estudiar en Italia, se instala en 1866 en un estudio de la madrileña calle Caballero de Gracia, 28 de Madrid.  Frecuenta el Museo del Prado en busca de las obras del inmortal sevillano. Allí figura inscrito en el libro de registro de copistas el 3 de noviembre (como Carlos Durand), constando como garante el pintor José Casado del Alisal, regresando nuevamente al museo durante el mes de diciembre. Otro pintor que frecuenta el Prado y con el que entabla amistad es el grabador Matías Moreno, al cual retrata.

 En la Exposición Nacional de 1866 participa con cuatro obras;  Un estudio y  los retratos del mencionado Matías Moreno y de los señores Don M.M y Don J.R.R., por los que obtiene una medalla de tercera clase. En la muestra también toman parte, entre otros,  sus compatriotas Jules Worms, Landrin, Allard –Cambray y el hispanizado Alphonse Muraton.

 Tras abandonar la península en 1867, lleva a cabo una brillante carrera en París. En su prestigioso taller irán acudiendo un nutrido grupo de artistas españoles como Ramón Casas, Inocencio García Asarta, Román Ribera, Antonio Coll y Pí, Enrique Dorda y José Miguel Pastor Ortega.  También participaría en varios eventos con la comunidad hispana, como la fiesta de 1879 en el Hipódromo en Paris cuando pinta unos toros sobre  una pandereta y cuando se solidariza con las inundaciones acaecidas en Murcia.

Carolus Duran y J.P. Laurens en Madrid en 1899.

 Incluso a sus discípulos extranjeros como John Singer Sargent, William Dannat, Anaïs Beauvais, el irlandés Norman Garstin, Madame Gironella, Robert Cutler Hinckley y el polaco Myrton Michalski les inculcará  su pasión velazqueña, instigándoles a visitar el Prado para descubrir las obras del gran maestro.

 En 1899 llevó a cabo juanto a Jean Paul Laurens un viaje a Madrid,  asistiendo como delegado de Francia a la inauguración del monumento a Velázquez, de Aniceto Marinas, y que se levanta frente al Museo del Prado. Ocasión que aprovecha para participar en la Exposición  Nacional de Bellas Artes con Un retrato.

Finalmente, cuando en  1905 es nombrado director de la Academia Francesa en la capital italiana, la llamada  “Villa Medicis” siempre tendría palabras de elogio para los pintores españoles residentes en Roma.

 

 

 

“Premios a los artistas. Sección de pintura. Segundo grupo. Retratos” Revista de Bellas Artes, 17 febrero 1867

"Huéspedes ilustres" Blanco y Negro, 1899. 

 “Velázquez. El monumento inaugurado hoy” La Correspondencia de España, 15 junio 1899

 X.X. “Carolus Durand” El Adelanto, 23 febrero 1917.

José ÁLVAREZ LOPERA "Carolus Durand". Enciclopedia del Museo del Prado. Madrid

Prensa del XIX y XX. 

 

Fernando Alcolea. Carolus Duran. Estudios biográficos, junio 2014  

 

2303