El salón de La Vanguardia  (1892)

 

Se inauguró el 18 de septiembre de 1892 cuando trasladaron las oficinas del diario La Vanguardia a unas nuevas dependencias en la Rambla de los estudios, 7.

Su objetivo era crear un salón publico de exposiciones, a semejanza de los que habían tenido los diarios de Madrid  El globo y El día, pero que finalmente acabarían fracasando en su empresa.

El Salon de la Vanguardia deseaba exponer las actualidades en su ambíto global, bien sea a través de fotografías, bien mostrar la actualidad artística de Barcelona a través de los artistas contemporáneos,  bien  exponer colecciones antiguas de coleccionistas de la ciudad. Quería contribuir al fomento de los intereses de Cataluña.Si bien reconocía la importancia de la Sala Pares, opinaban que en Barcelona necesitaba un salón más céntrico y acondicionado. La organización de las exposiciones corria a cargo de  un jurado de tres personas, la entrada era libre y no cobraban gastos para el expositor. Además contaba con el apoyo del prestigioso crítico Joan Casellas que era habitual colaborador de este diario.

 El salón fue decorado por Soler y Rovirosa en cuya fachada yacían unos grifos renacentistas que sostenían faroles venecianos. El suelo era de azulejos de tonos parcos con arabesco, las paredes de verde gris que según decían era una tonalidad neutra bien escogida que hacia resaltar los objetos a exponer y el techo era de madera oscura con marqueterías de taracea de fino dibujo. En su centro, los artistas Luis Graner  y José Pascó realizaron una pintura modernista alegórica representando La prensa diaria. En cada una de las cuatro esquinas figuraban    los retratos de los eminentes periodistas  Alvarez  Lorenzana, José Mariano de Larra, Piferrer, y Mañé y Flaquer.[1]

 La primera exposición  que tuvo lugar tres días después de inaugurarse fue muy relevante, pues expusieron  entre otros, cuadros de Ramón Casas, Santiago Rusiñol,  Eliseu Meifren, Lluis Graner,  Baldomero Galofre y esculturas  de Aché y Vallmitjana.[2]

El 29 de septiembre realizaría una exposición individual Baldomero Galofre donde presentaba  cuadros y dibujos de su proyecto de la España pintoresca. El 19 de octubre tuvo lugar una exposición de arte antiguo perteneciente a la colección de Santiago Rusiñol. El 27 de octubre Soler y Rovirosa presentaría su colección de estampas antiguas.

El uno de noviembre  se mostraron grabados antiguos del pintor Cousin propiedad de Bernardino Martorell, más estampas de la colección Soler Rovirosa y dibujos de la colección del artista José Pascó. Dos días mas tarde se exponían cuatro  cuatros de la coleccionn de Bernardino Martorell pertenecientes a Velázquez, Murillo y Juan de Juanes . El 1 de diciembre un conjunto de aguafuertes de Willette  basadas en la historia del Pauvre Pierrot. Clausuró  el año , con la exposición individual retrospectiva del pintor Simon Gomez del 30 de diciembre. 

El 14 de enero de 1893 se expuso el mosaico greco-romano de Ampurias  representando El sacrificio de Ifigenia que fue descubierto en 1849. El 26 de febrero una exposición retrospectiva de obras de primera época de Mariano Fortuny mientras que paralelamente el 3 de marzo José Pascó exponía un trabajo sobre pergamino que era un ofrenda al obispo de Vich. El 12 de marzo se expondría una coleciva con cuadros de Battistuzzi de varias Vistas del monasterio de  Poblet,  de Ramón Martí  Alsina Vista de Poblet y de Melchor Domenge dos paisajes.

El 26 de marzo expusieron varios cuadros  antiguos de motivos religiosos pertenecientes a Eusebio Güell y Bacigalupi así como  el cuadro Un apóstol de Alejo Clapés, La desesparacion de Judas de Luis Graner  y otros de Viladomat, Juncosa y Tiéppolo.

El 16 de abril se continuó exponiendo objetos de orfebrería y tapices propiedad de Eusebio Güell y Bacigalupi.El 24 de abril cuadros antiguos de la colección de Juan Escuder y Fabregas. El 30 de abril grabados antiguos de Jaime Andreu, director de El suplemento de La Vanguardia . Mientras que los siguientes meses expusieron sobre todo exposiciones de fotografía periodística. En octubre Daniel Perea expuso sus dibujos que se publicaron en un albúm titulado "A los toros" editado por Hermenegildo Miralles. El 8 de diciembre se expuso una copia del celebre cuadro de Fortuny La batalla de Tetuan  realizada por Martinez Altés.

 

En 1894, el 4 de abril se expusieron  las obras originales que ilustraban el suplemento del numero extraordinario del año, Ramon Casas, Mariano Foix, Luis Graner, Mas y Fondevila, José Pascó, José Passos, Jose Luis Pellicer y Soler y Rovirosa.

 

 

1893- Se expusieron fotografías de vistas y escenas de Marruecos

1893- Se presentó un proyecto de iglesia por el maestro de obras Soler y Catarineu

 

 

El salón del  Diario mercantil (1899)

Abrieron un local de exposición de venta de cuadros en marzo de 1899 en la Rambla del centro, 32 Su publicidad era “ Antes de decidirse a comprar cuadros al óleo, conviene vea el surtido y precios de la NUEVA EXPOSICION. Los hay desde 3 pesetas con marco dorado. Regalo de inauguración”.[3]

Pero la actividad de venta de pinturas duró poco ya que meses después empleaban los salones para tómbolas benéficas, venta de sombreros,  subastas de fincas y hasta “Un gran salón fantástico” con proyecciones de cinemaogrofo.

 .

 


  

[1] CASELLAS, R. “Nuestro salonde Actualidades” en La vanguardia, 18 septiembre 1892.

 

[2] CASELLAS, R “”Exhibicion artística” en La vanguardia, 22 septiembre 1892.

 

[3] La Vanguardia, 12 marzo 1899